El fallo de la Corte de Justicia desde la perspectiva de un diputado ecologista.

El fallo de la Corte de Justicia desde la perspectiva de un diputado ecologista.

Caño-Pastora-que-pretendió-dividir-isla-Portillos-Elpais.cr-Archivo-660x330

El fallo de la Corte de La Haya nos deja sumamente satisfechos. 

Por un lado, nos da la razón en cuanto a la ilegitimidad de las actuaciones del gobierno de Nicaragua sobre territorio costarricense. Isla Portillo es costarricense; no hay discusión sobre eso. Desde el principio de esa intervención ilegítima, el Frente Amplio, en la persona de su entonces diputado José María Villalta, le dio el apoyo en esa lucha a la entonces Presidenta Laura Chinchilla. Nuestra integridad territorial se ha salvaguardado, no por la vía militar; sino por la vía del derecho internacional, que es la vía de la paz que hemos optado como pueblo. De manera histórica se sanciona a Nicaragua con el pago de compensación a Costa Rica por los daños que nos causaron en nuestro territorio con su dragado.

En los momentos más delicados del conflicto, sufrimos las organizaciones que trabajamos en la defensa del ambiente un fenómeno muy extraño. Cuando se hablaba de daño ambiental del lado de Nicaragua, las organizaciones ambientalistas nicaragüenses alzaban la voz y en Costa Rica se guardaba silencio; cuando se hablaba de daño ambiental en Costa Rica, las organizaciones nuestras alzaban la voz y las del otro lado guardaban silencio. Sólo unas pocas organizaciones costarricenses, entre ellas UNOVIDA, de la que orgullosamente formo parte, -a riesgo de ser quemados en la hoguera por traidores a la patria-, señalamos oportunamente que nuestro gobierno se equivocaba al no hacer estudios de impacto ambiental en la Trocha Fronteriza, arguyendo una emergencia que no veíamos por ningún lado. Hoy también la Corte Internacional de Justicia nos da la razón en eso. Queda totalmente claro que no se vale argumentar a la ligera una emergencia para justificar el no hacer estudios de impacto ambiental. Tome nota nuestro gobierno porque eso vale no sólo para obras fronterizas.  Esta posición de la Corte reivindica nuestro esfuerzo de coherencia en el tema ambiental. A Nuestra Madre Tierra se le defiende de quién sea y desde donde sea.

trocha 2Dice la Corte que Nicaragua no pudo demostrar afectación ambiental de la Trocha al Río San Juan. ¡Bendito Dios!  ¡Ojalá que no haya habido daño!  Pero que no se haya podido demostrar no significa que no hubiera sucedido, ni que no pueda llegar a suceder, sea en el San Juan o en la zona de Costa Rica. Debe nuestro actual gobierno, antes de continuar con cualquier trabajo en la Trocha, realizar y aprobar los Estudios de Impacto Ambiental necesarios para asegurar la defensa de nuestro ambiente.

Como diputado representante de zonas fronterizas recibo con júbilo esta Sentencia de la Corte Internacional de Justicia. Recibo también con optimismo las primeras manifestaciones de la diplomacia nicaragüense que aceptan la decisión de la Corte.

Debemos ver el fin de este episodio como una enorme oportunidad para que ambos Estados, de manera concertada, iniciemos el trabajo para aprovechar el enorme potencial ecoturístico de nuestra zona fronteriza, cuyos habitantes han sido tradicionalmente abandonados por ambos gobiernos. La zona tiene el potencial para sacar de la pobreza a toda esa gente, sin que haya necesidad de afectar mayormente a Nuestra Madre Tierra.

Quienes conocemos la realidad de ese territorio fronterizo sabemos que casi siempre estos pleitos se quedan entre las capitales, con enormes gastos de recursos para ambos países, mientras que en las zonas fronterizas todo lo comparten ambos pueblos, incluyendo la pobreza: Lazos familiares a cada lado, amistades, negocios y aspiraciones.

El reto está planteado.  Asumámoslo con optimismo.

Edgardo Araya Sibaja

Diputado

Compartir:
Share

Otras publicaciones

Close
Share