En el FA estamos del lado de los tiburones

En el FA estamos del lado de los tiburones

En el FA estamos del lado de los tiburones

Hace unos días se celebraba la definición de los límites marinos que nos dan un país enorme, mayormente conformado por los mares y los océanos. Sin embargo, hoy recibimos con mucho desagrado, la noticia de que la representación costarricense en Sudáfrica se abstuvo de votar a favor de la protección del tiburón zorro y el sedoso. Ambas especies están presentes en nuestro territorio, lo que refleja que seguimos viviendo de espaldas al mar.

La decisión molesta, pero no sorprende. No podemos olvidar las intenciones de permitir la exportación de aletas de tiburón martillo, en marzo de 2015. En aquel momento, gracias a la denuncia ciudadana y al control político se evitó la situación. Lo que no se logró fue el compromiso del Poder Ejecutivo con la protección de los tiburones.

A raíz de los permisos otorgados en aquel momento, la Fracción del Frente Amplio presentó el proyecto de ley N° 19500, para prohibir la exportación de especies de tiburón protegidas internacionalmente, el cual, no cuenta con el apoyo contundente del Poder Ejecutivo.

El Ministerio de Agricultura, según consta en el expediente, manifestó: “(...) por no haber una cultura nacional para su consumo, esto implica que ese subproducto del tiburón, con alto valor comercial, no sería aprovechado y se terminaría descartando, lo que podría constituir en probable fuente de contaminación o incitando a ilícitos.” Es decir, si se prohíbe la exportación de aletas, lo van a seguir haciendo, pero de contrabando. Bajo esa lógica, es mejor no prohibirlo, a pesar de que se trate de especies protegidas por el Derecho Internacional. ¡Es un sinsentido!

En dirección opuesta, el Ministerio de Ambiente señala: "Es importante que la pesca de tiburones se restrinja ya que son animales muy vulnerables y objeto de casería, lo que está poniendo en riesgo la perpetuación de las especies, por ejemplo los tiburones son especies sombrilla dentro de la cadena trófica, si ellos nos faltan se desequilibra todo el sistema.” De manera que, para este Ministerio, es fundamental restringir la pesca de tiburones protegidos, por su importancia en el equilibrio ambiental. Es totalmente opuesto a lo expresado desde el MAG. ¡El Ejecutivo se contradice!

Encontramos, en este caso, esa característica falta de definición del Ejecutivo en la mayoría de los temas ambientales. No es posible insistir en el discurso de la Costa Rica verde, que no existe, y si no estamos en la disposición de erradicar las prácticas nefastas que atentan contra el equilibrio y la salud del ambiente. La protección de la biodiversidad marina no puede seguir siendo a medias, de manera que condenamos la decisión del Gobierno costarricense de abstenerse de votar a favor de la protección de más especies de tiburón.

Compartir:
Share

Close
Share